PDF/EPUB Thomas Keenan Ê La calavera de Mengele El advenimiento de una estética Ê

En 1985 se desenterró en Brasil el cuerpo de uno de los últimos criminales de guerra nazi ue uedaban sin juzgar Josef Mengele El complejo proceso de identificación de los huesos abrió una “tercera narrativa” en las investigaciones de crímenes de guerra –tras la del documento o la del testigo– incorporando una aproximación forense para la comprensión de los crímenes de guerra y los crímenes contra la humanidad La introducción de estos objetos en los juicios trajo consigo complicaciones estéticas políticas y éticas ue evidenciaban las dificultades para lograr una alternativa fija y estable a las incertidumbres ambigüedades y ansiedades del testimonio humano ¿De ué manera se preguntan Keenan y Weizman se les puede hacer hablar a los restos físicos de un muerto?En 1985 se desenterró en Brasil el cuerpo de uno de los últimos criminales de guerra nazi ue uedaban sin juzgar Josef Mengele El complejo proceso de identificación de los huesos abrió una “tercera narrativa” en las investigaciones de crímenes de guerra –tras la del documento o la del testigo– incorporando una aproximación forense para la comprensión de los crímenes de guerra y los crímenes contra la humanidad La introducción de estos objetos en los juicios trajo consigo complicaciones estéticas políticas y éticas ue evidenciaban las dificultades para lograr una alternativa fija y estable a las incertidumbres ambigüedades y ansiedades del testimonio humano ¿De ué manera se preguntan Keenan y Weizman se les puede hacer hablar a los restos físicos de un muerto?En 1985 se desenterró en Brasil el cuerpo de uno de los últimos criminales de guerra nazi ue uedaban sin juzgar Josef Mengele El complejo proceso de identificación de los huesos abrió una “tercera narrativa” en las investigaciones de crímenes de guerra –tras la del documento o la del testigo– incorporando una aproximación forense para la comprensión de los crímenes de guerra y los crímenes contra la humanidad La introducción de estos objetos en los juicios trajo consigo complicaciones estéticas políticas y éticas ue evidenciaban las dificultades para lograr una alternativa fija y estable a las incertidumbres ambigüedades y ansiedades del testimonio humano ¿De ué manera se preguntan Keenan y Weizman se les puede hacer hablar a los restos físicos de un muerto?